[email protected] +51 910847682


A paso seguro avanza la puesta en marcha de la factura y nómina electrónica

A paso seguro avanza la puesta en marcha de la factura y nómina electrónica

El propósito de la DIAN es que este año 700.000 empresas tengan la factura y por lo menos 400.000 nómina electrónica. Estos son mecanismos que ayudan a controlar la evasión de impuestos.

La implementación de la factura electrónica avanza según lo planeado por la Dirección de Aduanas e Impuestos Nacionales (DIAN), al punto que se ha logrado equiparar el avance que este modelo tiene en países que arrancaron muchos años antes, como Chile, México, Brasil o Perú.

Actualmente, hay 580.000 empresas facturando electrónicamente, dos veces lo que ha logrado Chile, señaló Mario Márquez, gerente de Factura Electrónica en la DIAN. En los demás países demoraron hasta cuatro años en la implementación, “nosotros menos”, dijo Márquez al recalcar que la DIAN aprendió de los errores de los otros países.

Una vez que se alcance el grado superior en la modernización de la DIAN con la implementación de la factura electrónica, entre otros aspectos, se va eliminando la necesidad de nuevas reformas tributarias al futuro, era algo que decía el anterior director de la DIAN, José Andrés Romero.

En la operación de la factura electrónica, la entidad estatal ha contado con el respaldo de los principales gremios de la producción, como la ANDI, Acopi y Fenalco, entre otros.

“Hemos logrado implementar algo que va a ser importante para el país en la lucha contra la evasión y el contrabando”, dijo Márquez. Indicó que los países que han puesto en marcha la factura electrónica se ha visto una disminución de estas actividades ilícitas. Recordó que en cinco años, México duplicó el recaudo del IVA y similares comportamientos se han logrado en otros países.

El gerente de la Factura Electrónica explicó que la labor de este mecanismo es doble entre los empresarios contribuyentes: formaliza y busca a los que no quieren aparecer. El mismo mecanismo de operación obliga a que las empresas buscan legalizar sus compras otorgando facturas.

Mario Márquez sostuvo que el año pasado ingresaron al sistema de factura electrónica 500.000 empresas y en lo corrido de 2021 se han contabilizado 80.000 más. Inicialmente, la meta era alcanzar las 360.000 compañías en 2020 y se superó hasta conseguir 500.000 unidades empresariales con factura electrónica que son las empresas que normalmente facturan IVA en el país, es decir, las económicamente activas.

El propósito de la DIAN es que este año 700.000 empresas facturen en forma electrónica y, por lo menos, 400.000 acojan la nómina electrónica. Entre más empresarios estén facturando, la evasión en IVA comienza a disminuir, sostiene Márquez.

En Colombia para que una empresa comience a facturar IVA tiene que estar por encima de las 3.500 UVT en ingresos, eso es alrededor de $127 millones anuales, unos $10,5 millones mensuales. Pero sucede que muchas empresas evitando superar ese tope abren otra compañía: eso se conoce popularmente como “pitufeo”, para no ser responsables de IVA. Este uno de los problemas que busca atacar la DIAN con la implementación de la factura electrónica.

Nómina electrónica

Mario Márquez explicó que parte del sistema normativo de la DIAN es la nómina electrónica. Consiste en que las empresas van a tener que transmitir sus nóminas a la DIAN una vez al mes; este procedimiento le va a facilitar a las empresas presentar sus declaraciones de renta. Eso disminuye el costo de cumplimientos, es decir, que las empresas ya no tendrán que contratar a una persona para que haga sus cálculos porque se los envía la DIAN y eso contribuye también a fomentar la seguridad de la información.Este año, la DIAN espera implementar otras acciones dentro del sistema de la factura electrónica. Márquez reveló que en 2021 se activará el documento de importación y el de soporte, que es un paso que la empresa cumple cuando el proveedor es un empresario pequeño y no está obligado a facturar. Luego viene la puesta en marcha de otros requisitos como las retenciones y juntas directivas. Todo el sistema estará implementado en cuatro o cinco años.