[email protected] +51 910847682


Mypes tardan entre 1 y 3 semanas para implementar sistema de facturas electrónicas

Mypes tardan entre 1 y 3 semanas para implementar sistema de facturas electrónicas

El proceso para medianas y grandes empresas se puede extender entre 4 y 8 semanas. Según Acepta Perú, el costo de implementar el sistema va de US$500 a US$3.500.

Desde el 1 de marzo, las empresas consideradas principales contribuyentes (Pricos) por la Sunat -alrededor de 17 mil empresas- tendrán la obligación de emitir factura electrónica a través de un Operador de Servicios Electrónicos (OSE). Como se recuerda, el objetivo es que al 2021, las empresas emitan más de 900 millones de facturas cada año y que este año lleguen a 180 millones.

Hasta el momento, ¿cómo va la implementación de la facturación electrónica? En la actualidad, se emiten casi 700 mil facturas electrónicas por día (alrededor de 18 millones al mes). Según Acepta Perú, los sectores con un volumen alto de transacciones mensuales a través de estas facturas electrónicas son 'retail', telecomunicaciones, banca y salud.

Con la cercanía a la fecha tope para la obligatoriedad de las emisiones de facturas electrónicas, son cada vez más las empresas que implementan este sistema. De acuerdo a Acepta Perú, el tiempo promedio para su implementación depende muchos de la complejidad de los procesos de una empresa y si necesitará una solución en la nube o una integración con un sistema de facturación.

"En el caso de micro y pequeñas empresas podría demorar de una a tres semanas. En medianas y grandes puede llegar a ser entre cuatro a ocho semanas", indican desde la empresa dedicada a ofrecer ese tipo de soluciones, validada por Sunat.

En cuanto a los costos, Acepta señala que oscilan entre US$500 y US$3.500. Como en el caso de los tiempos necesarios para adaptar sus procesos a la digitalización, estos montos dependerán de si usan un sistema de facturación o no, si los comprobantes de pago son personalizados y acorde a los tipos de comprobantes que vayan a requerir en el negocio.

Kenneth Bengtsson, presidente ejecutivo de Efact, empresa de facturación electrónica, aseguró que uno de los productos al que pueden optar las mipymes es el factoring. Esta alternativa de financiamiento es un contrato mediante el cual una empresa traspasa el servicio de cobranza futura de facturas existentes a su favor y a cambio obtiene liquidez.

Nuestro país decidió impulsar el factoring durante el gobierno de Ollanta Humala a través de la Ley No. 29623. Bengtsson fue uno de los asesores para que se implemente con éxito este sistema en el país, y que sea una alternativa financiera a productos de capital de trabajo como tarjetas de crédito, préstamos o financiación.

El gobierno actual, y los anteriores desde 2013, han estado promoviendo el factoring. Han estado sacando nuevas leyes nuevas normas, reglamentos, invirtiendo recursos en su difusión. El Estado ha cumplido, y las empresas están conscientes del factoring en general”, señaló Bengtsson.

Sin embargo, señaló que ahora falta que las entidades financieras que ofrecen productos de factoring encuentren la forma de llegar a las mipymes. Y no lo hacen porque no tienen las herramientas para hacer una evaluación crediticia que les permita prestarles dinero.

¿Qué se debe hacer? Una salida del ejecutivo de Efact para que las micro, pequeñas y medianas empresas cuenten con liquidez es a través de facturas electrónicas. Hoy en día, en el Perú, las empresas no tienen obligación de tener estados financieros auditados, la única información que tienen son los informes que mandan a Sunat, que no muestran mucho porque son solo sumatorios y cifras para validar impuestos. Esto no es suficiente para dar un préstamo.

Con la facturación electrónica, de la mano de tecnología como big data, existe información que tiene calidad como la auditada o mejor. “Nosotros estamos facultados por la Sunat para validar los comprobantes de pago que se emiten en el país”, dijo Bengtsson.

“Cada vez que una empresa emite un comprobante a través de nosotros, nuestros sistemas saben con el 100% de seguridad si es un comprobante real. Cuando una empresa emite todos sus comprobantes de forma electrónica, los sistemas tienen la información que la empresa emisora necesita para llegar al banco”, agregó.

Entonces, para que las mipymes puedan acceder al factoring en entidades financieras solo faltan dos cosas, que los bancos y las empresas de factoring sepan cómo usar esta información, y que las mypes emitan más comprobantes de forma electrónica y que permita que los empresas financieras accedan a esta información.

Lo que ofrecen las facturas electrónicas es transparencia ante las entidades financieras, afirmó Bengtsson. “Transparencia de la liquidez de las empresas y de su cartera de clientes. Esta es información que ya existe, si las entidades financieras empezaran a usarla, esta información le puede dar acceso a un mercado que, por ahora, es inexistente”.

Como ejemplo, el ejecutivo compara dos empresas, ambas con ingresos de un millón de soles al año. Una puede tener 10 clientes y uno de sus clientes representa el 80% de sus ingresos, es decir tiene un riesgo crediticio alto. Porque si esta empresa pierde a su único cliente importante ya no tiene ingresos y ya no pueden pagar sus deudas.

La otra empresa puede tener mil clientes y ninguno representa más del 1% de sus ingresos. Ellos sí pueden perder clientes sin el mismo impacto. Este comportamiento de las empresas está en la información que los bancos pueden usar. Si lo hicieran de esta forma la representación del factoring en el país podría crecer de 6% a 50%.

SITUACIÓN DEL FACTORING

Antes del COVID-19, el mercado de factoring estaba creciendo bastante y tenía un buen potencial. Sin embargo, debido a la coyuntura, el mercado de factoring viene atravesando por un momento difícil en el país y en general, en el mundo.

Esto debido a que las empresas que tienen acceso a los fondos y las garantías del gobierno de Reactiva Perú tienen acceso a capital de trabajo de forma más fácil y barata que antes.

“Las empresas grandes y medianas sí tenían acceso al factoring, a diferencia de las mipymes, a menos que presenten una factura donde el cliente sea una empresa grande. Pero para los que normalmente acceden al factoring, hoy en día tienen tienen a disposición productos más baratos”, comentó Bengtsson.